La automoción española ya es la tercera más competitiva de Europa